martes, 4 de marzo de 2008

Somari - Gustavo Pereira

Ilustración: Carpani

Somari
Aunque los huesos duelan se debe andar
aunque el alma se parta
debemos recoger los pedazos
que sean estos trozos sanguinolentos
los que hablen por nosotros

Somari

Mientras haya amos
no habrá poesía

Somari

El talento
como la raíz
hay que mantenerlo oculto

Somari de la mano del Pobre

La mano del pobre
es más explícita que todos los discursos.

Somari del salvaje

El sol no sale sólo para mí
Ni los pájaros cantan sólo para mí
Ni los árboles y el mar existen sólo para mí

Pero en el rayo de sol que me toca
desato esta cuerda
y dejo a la vida florecer

Somari del extraño

Si alguien pregunta
porque me oculto
Di
"no es nada
padece de sombra"

Somari del extraviado

Deseaba sabiduría sin huir de los hombres
pero a cada paso se vencía
Deseaba el fulgor del amor
pero halló callejones endiablados
y una que otra viscera marchita

En cambio ahora cuando nada desea
O por mejor decir
Ahora que desea ser ese eterno idiota
todo se facilita.

3 comentarios:

Freddy Lopez dijo...

Hola. ¿Sabes de dónde viene la palabra 'somari'?

Emilia Lee dijo...

Quiero compartir con ustedes que gustan de los SOMARIS del poeta venezolano Gustavo Pererira:

Atar sin nudos los Somaris
de Gustavo Pereira
Una lectura de Magaly Salazar Sanabria

Dejar que la mirada caiga sobre un Somari de Gustavo Pereira permite que los sonidos de la escritura armonicen con las complicidades del ojo a partir de resonancias profundas del espíritu. También significa que las razones y sinrazones de la vida se puedan atar sin nudos, una expresión poética que sustenta un aforismo breve en palabras pero largo y antiguo en la sabiduría. La luz interior que deviene de los somaris y la seducción de la propuesta poética expresada desde la escasez de las frases, establecen con el lector un compromiso sin lazos, una erótica del texto (...) Como resultado de los estudios de la poesía y filosofía oriental, asumida por Pereira, sus somaris se acogen al principio del yin y el yang, pero no como una réplica de culturas distintas a la nuestra, sino como un proceso de reflexión de la existencia y de la palabra en sí, por eso sentimos en esta poesía un espíritu de autenticidad (...)Cada somari, denominación imaginaria y bautizada por el autor, es una elíptica y lírica convocatoria de reflexión, poesía, sabiduría, ironía y belleza, en la cual se dan cita los diferentes temas existenciales del hombre y que nos recuerda, en los momentos más estelares de su brevedad, a los haikú japoneses como los del poeta Basho. La fuerza de los verbos y de los sustantivos sostienen con base sólida estas breves lecciones del oficio de escribir. La mirada va a la búsqueda de los enigmas, al descubrimiento del misterio del poema, de su propia ciencia y sus alcances.
_____________________________
Magaly Salazar Sanabria, Poetisa, Licenciada en Letras, con Maestría en Literatura Hispanoamericana.

*Para ver el documento completo, les invito a completarlo en este link:
http://tropeldeluces.ve.tripod.com/numero5/page8.htm

Emilia Lee dijo...

Gustavo Pereira es el inventor de los somaris. Es decir, de aquellos poemas breves sin las restricciones de un haiku en forma ni las de un epigrama en contenido. Pero ¿cómo podemos reconocer un somari? “Realmente, la palabra es un neologismo”, señala el poeta, “al que hube de acudir porque previamente esos breves poemas los denominaba así, poemas breves, y, a veces, en son de burla, poemitas. Acudió a mí una palabra para denominar uno de ellos y de pronto esa palabra, no preciso en qué circunstancia, me pareció tan hermosa…”.

De estructura “no carcelaria, libre, cuyo único constreñimiento es, por supuesto, su carácter breve. De una absoluta poliantea; no hay ni siquiera contenidos definidos. Incluso hay unos en son de broma, en donde el humor cumple su pequeño papel desacralizador”. Un somari, al fin y al cabo, refleja su mundo interior: un somari es un poema breve escrito por Gustavo Pereira.

Estadísticas

Lista de Música